Discriminación sexual

discriminacion contra hombresLas mujeres, organizaciones feministas y en definitiva la sociedad en su conjunto han tratado de conseguir durante décadas la igualdad de remuneración y de derechos para las mujeres. Como resultado, en muchos países, existen leyes contra la discriminación de las mujeres.

Ahora, un creciente grupo de activistas de derechos de los hombres dice que ellos carecen de tal protección. Muchos de estos activistas también creen que los medios de comunicación permiten a las mujeres ridiculizar a los hombres de una manera que sería impensable si los roles de género se invirtiesen.

Un nuevo libro, “El Segundo Sexismo”, denuncia que en una amplia gama de frentes, desde el gobierno, los tribunales y las escuelas, los hombres están siendo discriminados. David Benatar, profesor de Filosofía de la Universidad de Ciudad del Cabo, y autor del libro, argumenta que a lo largo del mundo los hombres tienen más probabilidades de ser víctimas de la violencia, perder la custodia de sus hijos y suicidarse.

Cuando las mujeres están subrepresentadas en los puestos ejecutivos en las empresas se considera discriminación.

 libro Benatar

Sin embargo, cuando los niños se están quedando atrás en la escuela o cuando el 90% de las personas en prisión son hombres, nunca hay una reflexión sobre si los hombres son objeto de discriminación.

El año pasado, las universidades descubrieron que, por primera vez, las mujeres de 22 a 29 años han superado a los hombres en salario. Dichas controversias están alimentando la sensación de que los hombres necesitan establecer sus propias estructuras de apoyo. La Red de Hombres, una organización sin fines de lucro de Brighton, en el sur de Inglaterra, tiene como objetivo ayudar a “cada hombre y a cada niño en nuestra ciudad a alcanzar su máximo potencial”. Desde la asociación comentan que enfermedades masculinas, como el cáncer de próstata y de testículos no se toman tan en serio como algunas enfermedades que sólo afectan a mujeres.

También hay un contexto cultural en cuanto a las relaciones sociales entre los distintos sexos, cuando el hombre se siente obligado a pagar siempre en restaurantes y bares, aunque la mujer tenga mayor poder adquisitivo. Esto es algo normal y que está bien visto!

Las mujeres ya no son reticentes sobre el sexo o las expectativas de un amante.. Además son ahora más propensas a hablar en público del desempeño sexual del hombre e incluso burlarse de que “no son especialmente imaginativos o inteligentes” en la cama. Cuando tienen dificultades o no pueden conseguir orgasmos culpan a los hombres.

 

Cuando se produce algún caso de discriminación hacia la mujer, inmediatamente se alzan las voces de instituciones estatales, organizaciones feministas y progresistas, etc. expresando su repudio. Sin embargo, cuando se discrimina al hombre no se escuchan voces en defensa del género masculino ya que esto sería “políticamente incorrecto”.

Hay situaciones de discriminación hacia el hombre que existen, incluso practicas por los mismos hombres, pero que inexplicablemente casi nunca se escucha calificar a las mismas como discriminatorias, por ejemplo:

Es frecuente que el Dueño o Director general de una empresa prefiera contratar a una mujer atractiva para desempeñar un trabajo de imagen o relaciones públicas, que a un hombre aunque esté mejor preparado, a veces sin pensar verdaderamente en lo eficaz que sea sino en beneficio propio. Esta situación la he vivido personalmente y debo añadir que tal como se encuentra nuestro índice de paro, y las dificultades que nos encontramos en encontrar un trabajo digno, a pesar de nuestra experiencia y preparación es indignante este tipo de discriminación.

Gonzalo Villar.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: