Outside

Salgamos fuera! A la luz del sol. Se qué queréis, pero no podéis decirlo. Salgamos a la luz de la luna y llévame a esos lugares que tanto me gustan.

 Las expresiones encierro y privación de la libertad, para mí son conceptos que se ubican en las antípodas y muy lejos de mis afectos, de mi ideología.
Buscar la forma de nunca salir hacia afuera en la construcción de un mundo ideal hacia el que se avanza sólo bajo el puritanismo platónico autoflajelante que actúa como compensación psicológica al fracaso, a la vez que aumenta la seguridad como sentimiento con la sensación superficial, en el fondo muy inquietante, de que el peligro se aleja. Es un mecanismo esclavizante que conduce derecho a la autofagia de los que abandonan la meta de salir a “conquistar al mundo”. Comer hacia adentro, deshacerse de los impuros es una manera de verse más grande de lo que se es y construirse, a costa de los demás formas más o menos explícitas de violencia, un falso edén vampirizando para esconder la impotencia y actuar frente a ese mundo hostil. Pero tal cosa es solo la superficialidad de un proceso que en realidad conduce a la exaltación de los trazos gruesos y por lo tanto a la pobreza intelectual. El punto es que esto es incompatible con la libertad individual, aunque no seamos sólo seres racionales y también actuemos por impulsos más primitivos. La libertad no es sólo una idea platónica, es algo a ser ejercido, que ocurre fuera del muro. Porque la libertad está ahí fuera!!!

 
 
Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: