Realismo Húmedo

Paisajismo urbano trazado con pincelada suelta. Así es como se nos revela Pedro Rodríguez Garrido (Huelva 1971) como un autor de un realismo húmedo casi lírico, en el que en numerosas ocasiones introduce una visión tan particular que acaba reconstruyendo lo que mira. El artista parte siempre, por tanto, de una concepción plástica enraizada en el dato visivo, aunque durante el desarrollo plástico dota a esa realidad de un sentido personal pero que nunca deja de ser verosímil y análogo a lo observado. En este sentido, su materia pictórica se halla en una feliz dialéctica entre la reproducción verista de diversos ámbitos urbanos, el interés por los matices cromáticos y los tonos de luz y su cada más sugestiva desmaterialización conseguida por medio del toque ingrávido que caracteriza su discurso.

Esta aparente fragilidad del trazo se complementa con la brumosa evanescencia de determinadas áreas cromáticas, para crear de este modo un juego de relaciones plásticas e interacción visual de gran efectividad. Nosotros, como espectadores, somos los receptores privilegiados de un acto creativo de notabilísimo rigor estético y técnico, de una pintura ejemplar tanto por la seriedad del planteamiento en que se basa como por la resolución.

 

Gran Via al anochecer

 

Licendiado en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla, especialidad pintura, desde sus primeras muestras individuales, a mediados de los noventa, hasta sus más recientes muestras personales y colectivas en Huelva, Granada, Madrid, Sevilla y Barcelona, la pintura de Pedro Rodríguez Garrido se ha enriquecido con la experiencia y el compromiso de un creador con su propio discurso.

Entre los numerosos premios que ha obtenido a lo largo de aún breve carrera, destaca el primer premio en el Certamen Nacional de Bellas Artes del Ateneo de Sevilla (2000) y el primer premio del Salón Nacional de Pintura de Ayamonte (2001)

Fuente: Carlos Delgado
Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: