Desde Rusia con Alcohol


Photo:Ruslan Baybekov

Si hay un país en el que el alcohol causa estragos, ése es Rusia. En los últimos años el exceso de alcohol ha sido responsable del 52% de las muertes prematuras en los hombres y mujeres de entre 15 y 54 años. Actualmente, la tasa de mortalidad rusa para las personas en esta franja de edad es cinco veces más alta que en el resto de Europa para los varones y tres veces superior en el caso de las mujeres. “Sin el alcohol, el índice de mortalidad sería sólo un poco más elevado, pero no llegaría ni a doblar la media europea”, afirma Richard Peto, de la Universidad de Oxford (Reino Unido), que ha realizado una investigación con más de 60.000 ciudadanos en las ciudades de Tomsk, Branaul y Biysk. La posibilidad de que un chico o chica de 15 años muera en Rusia antes de cumplir los 35 años es del 10% y de que fallezca antes de llegar a los 57 es del 27%. En Europa Occidental este riesgo es del 2% y el 6%, respectivamente. La diferencia de cifras se debe, en gran parte, al consumo de vodka, la bebida que más gusta a los rusos.
El alcohol es una gran fuente de ingresos para el país. Por eso todos los esfuerzos por controlar y reducir su consumo han encontrado siempre mucho rechazo. La principal reforma la llevó a cabo Gorbachov en 1985. Redujo la producción y limitó las ventas, lo que contribuyó a salvar un millón de vidas y a aumentar la esperanza de vida en dos años. Sin embargo, estos logros acabaron con el colapso sufrido por la Unión Soviética en 1991, cuando el consumo, las muertes y los accidentes volvieron a escalar posiciones. En 2005, el entonces presidente Putin, consciente de que 40.000 rusos fallecen cada año por culpa del alcohol (aunque las estimaciones elevan esta cifra hasta los 600.000), introdujo una legislación para limitar las ventas, pero aún hay que hacer mucho más.Lo primero, según los autores, es frenar la producción ilícita de bebidas y de vodka, fundamentalmente, que supone el 50% de todo el alcohol que se consume en el país.
En temas publicitarios, la cuestión es llamar la atención ya sea por la vía de la brillantez o la polémica. Ambas tienen su mérito, igual que lo tiene la siguiente campaña del gobierno ruso contra el abuso de bebidas alcohólicas en el que comparan los efectos su consumo (en hombres, crecimiento del vientre y las glándulas mamarias y la pérdida de potencia sexual; en mujeres, desarrollo de vello facial, secreción de olor corporal más fuerte y aumento en la producción de testosterona) con una pérdida, a la práctica, de la cualidades masculinas y femeninas.

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, calificó de “desastre nacional” los índices de alcoholismo en Rusia, donde unas 40.000 personas mueren anualmente de intoxicación etílica.

“Para ser sinceros, el alcoholismo ha alcanzado en nuestro país un carácter de desastre nacional”, señaló Medvédev, según las agencias rusas. Medvédev subrayó que “en los últimos años se ha adoptado una serie de medidas que endurecen los requisitos para la producción y venta de alcohol y se restringió considerablemente la publicidad de bebidas alcohólicas”. Además, añadió, “se endurecieron los castigos para los automovilistas que conducen en estado ebrio”.

“A decir verdad, considero que no se puede hablar de ningún cambio. Nada ayudó”, dijo Medvédev, que presidió hoy durante sus vacaciones en el balneario de Sochi (mar Negro) una reunión sobre el problema del alcoholismo. En relación a la estadística manejada por el Ministerio de Sanidad de que los rusos consumen casi 18 litros de alcohol puro por persona, Medvédev señaló:

“a uno se le corta la respiración” cuando se le ocurre “contar las botellas de vodka que eso significa”.

Medvédev destacó que esos casi 18 litros suponen más del doble del nivel de consumo que la Organización Mundial de Salud considera pernicioso para el organismo, establecido en ocho litros.

El jefe del Kremlin se mostró convencido de que “la lucha contra el alcoholismo será eficaz si es sistemática y se aplica a largo plazo”.

En su opinión, las medidas contra el excesivo consumo de alcohol deben incluir “tanto restricciones como campañas de promoción de una vida sana”.

“Lo más importante es que la gente disponga de la posibilidad de llevar una vida plena, sana y sobria. En un país pobre no es posible acabar con el alcoholismo”, comentó.

Según un informe de la ONU, uno de cada tres hombres rusos muere por abuso del alcohol o por consecuencia derivada de su consumo desmedido.

El índice de mortalidad por alcoholismo supone el 29,6 por ciento del total de muertes en el caso de los hombres rusos y el 17 por ciento en el de las mujeres.

Según el Servicio Sanitario ruso, oficialmente en Rusia hay 3 millones de alcohólicos diagnosticados, mientras otras 600.000 personas beben a diario.

Por cada litro de alcohol consumido anualmente por encima de la media aconsejada por la OMS, un hombre pierde once meses de vida y las mujeres, cuatro, según las autoridades sanitarias rusas.

El alcoholismo afecta al 8 por ciento de la población activa, lo que supone cerca de 6 millones de personas, según reveló la Asociación Nacional de Alcoholemia (ANA).

Los daños cerebrales producidos por el exceso de alcohol se dejan notar antes en las mujeres que en los hombres, según afirma un estudio llevado a cabo en Rusia, cuyos resultados se han publicado en Estados Unidos.
Según subyace en el estudio, las mujeres sufren alcoholismo antes que los hombres, bebiendo menos que éstos.
Así se demuestra en el estudio de la doctora Barbara Flannery, del centro de investigación RTI International en Baltimore (Estados Unidos), que abarcaba pruebas neurocognitivas a mujeres y hombres alcohólicas.

 preciosas chicas rusas, que tienen una sola idea: ponerse borrachas en una discoteca egipcia; y  lo lograron, casi desnudas y bebiendo alcohol como esponjas.
 
 Según publicaba el equipo de investigación, también los daños al corazón y al hígado ocurren más rápidamente en las mujeres que en los hombres, unos resultados que han aparecido en el número de mayo de la revista Alcoholism: Clinical and Experimental Research.
Para determinar si ocurría lo mismo en el cerebro, eligieron a 78 rusos alcohólicos y a 24 rusas alcohólicas, de entre 18 y 40 años, a los que proporcionaron una serie de pruebas para evaluar las funciones cerebrales.
Otras 68 personas no-alcohólicas formaban un grupo de sexo mixto que también se sometieron a la prueba.
La duración del consumo de alcohol era mayor en los hombres que en las mujeres (15 y 11 años, respectivamente), al igual que la duración de la dependencia al alcohol (8 y 5 años); sin embargo, las mujeres beben más a menudo que los hombres (91% y 72%).
Antes de someterse a las pruebas, todos los participantes tuvieron de tres a cuatro semanas de abstinencia.
El resultado de las mismas fue que las mujeres tenían menos memoria visual y lo mismo ocurría con la flexibilidad cognoscitiva, la percepción espacial y la resolución de problemas.Según Flannery, las mujeres metabolizan el alcohol de manera diferente a los hombres por lo que, ante un hombre y una mujer del mismo peso, ella experimentará los efectos del alcohol de manera más rápida.
Los hombres tienen más agua en sus cuerpos y por ello diluyen mejor los efectos del alcohol y las mujeres tienen menor cantidad que el hombre de una enzima que metaboliza el alcohol llamada deshidrogenasa alcohólica.
“Es importante que las mujeres entiendan esto”, afirma, y asegura que se deberían hacer más estudios con diferentes poblaciones para confirmar los resultados.
La verdad que conozco bien a bastantes chicas rusas y todas beben mucho alcohol, siendo un gran problema para las relaciones afectivas y de pareja, es más el año pasado estuve en Moscú y constato que se bebe mucho alcohol, que se vende en cualquier parte, y que es asequible a casi todo el mundo. Se bebe, esta mas o menos bien visto, y lo hacen casi todos, en mayor o menor medida. Es muy fácil ver gente bebiendo en los parques, en los pasajes del metro, en la calle, etc. Pero el problema no solo esta en la gente que bebe por placer, por costumbre, aunque lo haga en grandes cantidades. El problema viene de la gente que bebe para evadirse de la realidad. Mucha gente encuentra en el alcohol en Rusia la manera de olvidarse de los problemas. Esto si es grave, y me temo que la solución es muy complicada, en cuanto el origen de estos problemas son muy difíciles de resolver. Esta claro que personas así las hay en España y en cualquier lugar del mundo, pero aquí abundan.
Gonzalo Villar
Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: