INDÍGNATE !!

Ya se han vendido más de 500.000 ejemplares de “¡Indígnez vous!”, del filósofo y antiguo miembro de la resistencia francesa Stéphane Hessel. Con 93 años, hace un llamamiento al compromiso social y político en nombre del sentimiento suscitado por las injusticias. Este funcionario de la ONU fue uno de los doce redactores de la Declaración de los Derechos Humanos. Hessel pide una insurrección pacífica contra el desprecio al débil, la insolidaridad o la exaltación del dinero.
 
Se trata de un folleto de una veintena de páginas, el asunto no es una receta editorial milagrosa, sino más bien un fenómeno social. Como una canción que se tararea, como una película que se recomienda a los amigos, ¡Indígnense! cristaliza el espíritu del tiempo actual y el comprarlo simboliza un acto militante, un gesto de comunión, el sentir compartido de una emoción colectiva. Lo importante para una sociedad agotada y jodida por los vaivenes de las finanzas mundiales y sus efectos sociales es encontrar las palabras para expresar lo que siente.
Cuando Hessel escribe: “La actual dictadura internacional de los mercados financieros amenaza la paz y la democracia”, expresa un sentimiento ampliamente extendido con la autoridad de su historia personal. Desde el hundimiento del altermundialismo, gran parte de la opinión busca el modo de expresar que no quiere vivir en un mundo en el que unos se enriquecen al mismo ritmo que otros empobrecen. Y acaban de encontrar ese modo. Si bien entre su público se encuentran diversos activistas de la izquierda, él se inscribe claramente en la herencia social-demócrata.
Por lo demás, en su texto, Hessel es muy moderado. Si establece una comparación con la Resistencia, es para matizar en seguida: “Los motivos para indignarse hoy pueden parecer menos claros, o bien el mundo es demasiado complejo. ¿Quién dirige, quién decide? No siempre resulta fácil distinguir entre todas las corrientes que nos gobiernan. Ya no tenemos que tratar con una pequeña élite cuyas artimañas comprendemos a la perfección. Se trata de un mundo muy amplio, del que sabemos que es interdependiente”.
Y aunque se posiciona bajo la autoridad del programa económico del Consejo Nacional de la Resistencia, no pretende conocer las soluciones: “Las propuestas que figuran en este texto y los retos que expongo no son muy originales en sí mismos”, reconoce.
 
¡Indígnense!, un eslogan eficaz aunque ambiguo. La indignación es la clave del compromiso, repite Hessel, borrando los demás motivos que pueden llevar a la acción política: la toma de conciencia, una decisión racional, el deseo de servir, el amor por la justicia o la verdad…
Con su llamamiento a la indignación, Hessel, muy a su pesar, se pone a la altura de una época dedicada al espectáculo de la emoción. La filósofa Hannah Arendt ya había analizado los peligros de este aspecto cuando demostraba hasta qué punto la “política de la piedad”, basada en la emoción ante la miseria del prójimo, podía perjudicar a una auténtica “política de justicia”. ¿No corre el mismo riesgo una “política de indignación”? ¿Y la indignación es en sí misma una virtud?
Hubo una época en la que las vanguardias artísticas y los contestatarios soñaban con contrariar al burgués: indignarse era entonces un reflejo de derecho. De La vieja dama indigna, novela de Bertolt Brecht, hemos pasado al “viejo señor indignado”.
 
Stéphane Hessel publica ¡Indígnense! tras haber vivido una existencia fabulosa, que abarca casi toda la historia del siglo XX. Nació en Berlín en 1917, en el seno de una familia judía (aunque parcialmente convertida al luteranismo). Llegó a Francia en 1925, donde se nacionalizó en 1937. En 1939 fue admitido en la Escuela Normal Superior. Fue reclutado y hecho prisionero, pero logró escapar y unirse al general De Gaulle en Londres. En 1944 fue enviado a Francia, donde posteriormente fue arrestado y deportado a Buchenwald. Allí ocultó su verdadera identidad para librarse de la horca. Logró escapar de nuevo, aunque lo capturaron, pero saltó de un tren y se unió a las tropas estadounidenses…
Tras la liberación, formó parte de la Secretaría General de la ONU y participó en la redacción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La izquierda de 1981 le nombró “embajador de Francia” y ha dedicado su jubilación a defender a los sin papeles (fue el mediador en la ocupación de la iglesia de Saint-Bernard) y más recientemente, a los palestinos, uniéndose a la campaña de boicot de los productos israelíes.
Stéphane Hessel, que fue nombrado Gran Oficial de la Legión de Honor en 2006, tiene el aspecto de un caballero a la antigua usanza. Afable, seductor, de una cortesía extrema, no hay nada que le guste más que levantarse después de comer para recitar a Baudelaire o a Verlaine. Pero tampoco desprecia las alegrías de la política: el año pasado se presentó en un puesto no elegible en las listas de Europe Ecologie, aunque sigue siendo miembro del PS: actualmente apoya a Martine Aubry [para las elecciones presidenciales de 2012], con quien mantiene una amistad.
 
Entrevista a Stéphane Hessel, diplomático francés, participó en la redacción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. Parte de la serie “Voces contra el Apartheid y la Ocupación en Palestina” de la campaña Amb Palestina al Cor (www.palestina.cat).
 
Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: