Una mañana de otoño un hombre y una muchacha se encuentran casualmente mientras visitan un apartamento de alquiler en Paris. La pasion se apodera de ellos y hacen el amor violentamente en el piso vacio. Cuando abandonan el edificio establecen el pacto de volver a encontrarse alli, en soledad, sin preguntarse sus nombres. 
El último tango en París es una puesta en escena de un hombre maduro que se expone para sí mismo y para los demás a través de una experiencia que debió ser bastante dolorosa si se tiene en cuenta la soledad y la insatisfacción eterna del actor en medio de los honores que le rendía el público, la facilidad para acostarse con todas las mujeres que deseara y la sensación de que ser actor no es la gran cosa, no es un trabajo muy artístico. Después de ver El último tango en París cuarenta veces me sigue emocionando… quizá, porque cada vez me identifique más con el personaje.

 Más allá de las escenas de sexo desinhibidas, El último tango en París habla de la soledad, del aislamiento, del brutal vacío existencial de un hombre devorado por unos demonios que le acosan tras la muerte de su mujer, con un pasado doloroso, sin presente ni futuro, que pasea su tristeza y angustia por las calles de París, cuya proverbial belleza se revela incluso sombría, cenicienta, mortecina. El encuentro casual con una joven que también quiere dejar atrás un pasado representado sobre todo por su inocencia, como transición de madurez entre adolescencia y edad adulta, parece que pudiera darles a ambos el futuro que necesitan, entrelazados en una relación enfermiza y destructiva donde aún no se pueden despegar del olor a muerte que invade el ambiente y en el que el sexo sabe a desesperación en uno, a malsano rito iniciático en otro, ambos en una burbuja en la que no existen los nombres, no existe el pasado y no hay comunicación posible como tampoco existe afuera, en una sociedad que agoniza en sus valores artificiales e impostados –como refleja la relación de la chica con su supuesto novio verdadero, pura farsa cinematográfica-, valores carentes de todo sentido, caducos, rancios y decadentes. Solo existe el presente. Y el presente es sexo como movimiento instintivo, como reacción de vida más primaria.

Mi escena:

Paul a Rosa:

” Te ves ridícula con ese maquillaje. Como la caricatura de una ramera. Un pequeño toque de mamá por la noche. Una Ofelia falsa ahogada en la tina. Ojalá pudieras verte. Sí que te reirías. Eres la obra maestra de tu madre. Cristo! . Hay demasiadas flores aquí, Joder!, no puedo respirar. ¿Sabes? Arriba en el armario, en la caja de cartón encontré todas tus, encontré todas tus cositas. Plumas, llaveros, dinero extranjero, boletos franceses, todas esas cosas. Hasta el cuello de un cura. No sabía que coleccionabas todas esas chucherías. Incluso si un esposo vive 200 años de mierda nunca podrá descubrir la verdadera naturaleza de su esposa. Quizá yo sea capaz de comprender el universo, pero nunca descubriré la verdad sobre ti. Nunca. Digo, ¿Quién diablos eras tú? ¿Recuerdas el día, el primer día que estuve aquí? Sabía que no lograría acostarme contigo a menos que dijera ¿Qué dije? Ah, sí, dije: “¿Me puede dar la cuenta?, Tengo que irme”. ¿Lo recuerdas? Anoche le apagué todas las luces a tu madre y el lugar entero enloqueció. Todos los huéspedes, como solías llamarlos. Pues, supongo que eso me incluye a mí, ¿no? Eh. Si me incluye, ¿Verdad?…Durante cinco años, fui un cliente en este albergue para vagabundos, en vez de ser un esposo. Con privilegios desde luego. Luego, para ayudarme a entenderte…me heredas a Marcel…el doble del esposo cuya habitación es igual a la nuestra. Y sabes que? ni siquiera tuve las agallas para preguntarle…si los actos que hiciste conmigo, fueron los mismos que hiciste con el. Nuestro matrimonio sólo era una madriguera para ti… y para deshacerlo, sólo necesitaste una navaja de 35 centavos y una tina. Maldita Ramera barata dejada de la mano de dios. Espero que te pudras en el infierno. Eres que el peor cerdo callejero que pueda existir. Sabes por qué? Sabes por qué? porque me mentiste. Me mentiste y yo confié en ti. Sabías que mentías, dime que no mentiste, no tienes que decir nada al respecto?  No se te ocurre nada. verdad? Eh? Anda, dime algo, Anda, sonríe, Puta. Anda, dime…algo tierno. Sonríeme y dime que yo entendí mal. Anda, dímelo… Jode- cerdos, Maldita mentirosa, Jode – cerdos de mierda. Lo siento…. Yo… Es que no…no puedo soportar… esas malditas cosas en tu cara. Nunca usaste maquillaje, toda esta mierda. Te quitaré esto de la boca. Siempre odiaste el lápiz labial. Ay, dios! Lo siento. No sé por qué lo hiciste. Yo también lo haría, si supiera como. Pero es que no se… Tengo que encontrar la forma…”

Este es el vídeo que me retiró facebook

Hay que tener mucho cuidado con esos “amigos” que nos rodean en las redes sociales, es obvio que muchos de ellos ni tan siquiera los conocemos personalmente, y aunque así fuera es posible que alguno te traicione por alguna razón que estará dentro de su patología enfermiza. 
Es imposible saber quien nos puede denunciar, puesto que estos seres actúan bajo el anonimato, y su único fin es intentar hacer el máximo daño, ya que tienen de su lado las políticas de censura.
En mi caso, estoy siendo señalado constantemente con denuncias falsas sobre contenido inapropiado, cuando en realidad muestro la belleza de la mujer, aportando mi creatividad con excelentes modelos profesionales. Nunca pongo desnudos explícitos en público e intento seguir las normas que impone feisbuk. Pero esto no es suficiente y siguen denunciando mis trabajos o de mis amigos fotógrafos y modelos, impidiendo promocionar un estilo artístico – fotográfico sin posibilidad de defensa alguna.
Se perfectamente que esto no sirve de nada y al final mi cuenta será bloqueada. Me da exactamente igual porque soy libre, me siento feliz y me llena plenamente lo que hago. No uso esta red social para poner selfies con mis amiguetes o decir chorradas. Para ser popular hay que ser mediocre y cada acierto nos trae un enemigo.
Tengo el “culito pelao” y hace tiempo que he aprendido a convivir con unos y a sobrevivir sin otros.

traidores

I_Wait,_by_Julia_Margaret_Cameron

I Wait by Julia Margaret Cameron

La fotografía liberó a la pintura de la necesidad de una representación perfecta de lo real, de esta forma a finales del siglo XIX se consideró que la fotografía es el medio y el arte, su fin en sí misma.

El pictorialismo surgió pocos años después del Art Nouveau  y concebía al autor como artista creador. Así, la fotografía reconstruía la realidad desde la concepción de la imagen a su acabado, en un intento de dotar de un aura artística a lo que, en sus primeros momentos, no fue sino un proceso mecánico y químico.

La intención de los fotógrafos de prestigiar y elevar a la categoría de arte su trabajo, nace una nueva fotografía artística, modificada y enriquecida, que se diferenciará de aquella que reflejaba la realidad tal cual era.

El pictorialismo perseguía, pues, la concepción del fotógrafo como artista creador con una personalidad diferenciada por la forma y la técnica que muestra la imagen, ya que hasta ese momento era considerado como un “hombre sin obra” (un pintor hacía carrera, un fotógrafo ejercía un oficio). No era un creador sino un artesano y el éxito de la curiosidad suscitada por sus exposiciones nada tenía que ver con el “glamour” y prestigio de los grandes salones del siglo XIX.

Joan Vilatoba ( 1904 - 1905)

Joan Vilatoba ( 1904 – 1905)

Todo comenzó cuando un pequeño grupo de viejos fotógrafos comenzó a reunirse en salones privados para discutir diversas tendencias y técnicas que eran necesarias para dominar la fotografía, siempre muy apoyados y guiados por la pintura.

El primero de estos grupos fue el Cámara-Club de Viena, donde, durante 1901, se llevó a cabo la primer muestra oficial y ya muy concreta de la fotografía pictorialista. Fue así como el Pictorialismo se reconoció oficialmente como movimiento artístico y fotográfico.

Poco a poco, este grupo de experimentados fotógrafos empezó a idear técnicas y efectos que acercan la fotografía a la pintura; algunos de ellos fueron la goma bicromada o el bromóleo (que simulaba un dibujo), y el desenfoque o efecto floue. Además experimentaban nuevos resultados jugando con las luces y las sombras, colocando filtros y toda clase de objetos que impedían la claridad en la fotografía. Al apoyarse en técnicas manuales, la fotografía empezó a usar procedimientos propios de las artes plásticas.

En 1910 el movimiento empezó su etapa de decadencia, debido a que las propuestas de los pictorialistas dejaron de ser innovadoras y éstos se vieron obligados a abandonar su movimiento con el auge del nuevo realismo fotográfico.

desireé dolron pictorialismo

Photo: Desireé Dolron

A pesar de ello, el Pictorialismo fue una gran influencia para la fotografía que todos conocemos, fue ahí cuando se abrió la posibilidad de considerar la fotografía como arte, es gracias a este movimiento que la fotografía se usa no sólo para documentar, sino también con fines artísticos en los que el fotógrafo busca expresar un mensaje emocional determinado y plasmar su esencia en imágenes.

Actualmente el Pictorialismo es un movimiento histórico. Los fotógrafos modernos lo honran con regularidad, sin siquiera saberlo. Un ejemplo de enfoque pictorialista es el fotógrafo que prefiere utilizar la fotografía tradicional en lugar de las cámaras digitales, o el uso de cámaras de gran formato para plasmar paisajes. Los retratos o desnudos artísticos que evocan las pinturas de aceite del Renacimiento también se pueden clasificar como pictorialismo moderno.

Chucha & GZLo 04

 

 Oksana es la modelo protagonista de muchos de mis trabajos. Ella demostró su profesionalidad y generosidad en mi última Master Class de desnudo artístico el pasado octubre del 2014 en Altea. Pincha abajo y verás:

widget Master Chucha

banner B&W Chucha & GZLo logo

 

 

kiss´s history

Un beso entre dos personas que se conocían por el trabajo en la distancia. Ella la modelo, el su creativo. Ninguno de los dos quería separar sus labios del otro, sintiendo cómo los deseos desaparecían, cómo las inseguridades se convertían en confianza, disfrutando del placer sin obstáculos. Y así estuvieron una eternidad. Una eternidad que duró el tiempo que dura un beso.

Gonzalo Villar Photocreation widget